Arctium lappa. Bardana.

Nativa de Europa y Asia, la bardana es un importante remedio detoxificante tanto en la medicina tradicional China como en la occidental. A menudo utilizada para tratar problemas en la piel, la bardana también ayuda al sistema inmune durante infecciones o enfermedades crónicas. En Reino Unido se usa mucho la raíz de bardana o “burdock” en inglés, junto al Diente de león para hacer una refrescante bebida, popular por sus efectos detoxificantes.

Parte usada: La raíz, las hojas,  las semillas

Propiedades:

  • Raíz: purificadora, laxante suave, diurética, diaforética, antireumática, antiséptica, antibiótica.
  •  Hoja: Laxante suave, diurética.
  • Semilla: Febrífuga, antiinflamatoria, antibacteriana, hipoglucémica.

Bardana flor

Valor nutricional: la bardana se ha hecho popular en la cocina macrobiótica, es rica en fibra, y tiene cantidades significativas de proteína, para ser una raíz. Tiene buenas dosis de minerales como potasio, manganeso, magnesio, hierro, zinc, y calcio. También contiene aminoácidos y buena cantidad de antioxidantes.

La bardana contiene el carbohidrato inulina. Este compuesto aumenta la población de “buenas” bacterias en el intestino, lo que ayuda al sistema inmune y mejora la absorción del calcio. Previene el estreñimiento, reduciendo como consecuencia el riesgo de cáncer de colon.

Diabetes: La raíz es muy baja en calorías porque la inulina no es absorbida por el organismo, lo que la hace apta para las personas diabéticas y personas preocupadas por el peso.

Depurativa y diurética: La bardana puede ser utilizada en cualquier situación en la que el organismo necesita deshacerse de toxinas. Condiciones tan variadas como el acné, eczema, psoriasis, artritis, fibromialgia, o amigdalitis se beneficiarán de esta propiedad de la bardana para estimular la depuración y la eliminación de productos tóxicos de la sangre y del organismo.

Antifúngica y antibacterial: Las propiedades antifúngicas y antibacterianas de la bardana se deben a la presencia de poliacetilenos en la raíz. Esto la hace ideal para tratar problemas de hongos en la piel y el acné. 

Bardana para el pelo y el cuero cabelludo: El aceite extraído de la raíz, rico en ácidos grasos esenciales y en fitoesteroles, es muy bueno para el pelo y el cuero cabelludo. Es es utilizado para tratar la caspa, para atrasar la pérdida de cabello, para mejorar la salud y la fortaleza del pelo en general y aumentar su brillo. Los extractos de semilla también son utilizados para este fin.

burdock_leaves_spring

Las hojas de la bardana alcanzan hasta los 40 cm de largo

Cómo tomarla: Decocción de la raíz, tintura, cápsulas.

Dosis: 5-15 g al día, máx 100 g a la semana.

Precauciones: Muy raramente puede producir dermatitis de contacto. No consumir en el embarazo.

Recolección: La raíz es recogida generalmente hacia el final del verano, y las hojas cuando la planta está empezando a florecer; las semillas deben ser cogidas cuando están maduras, en otoño.

Cultivo: No es muy exigente en cuanto a la tierra, pero prefiere tierra húmeda y rica, con ph de neutro a alcalino, a pleno sol o sombra parcial. Siembra la semilla directamente en tierra en primavera. La bardana se autosiembra con facilidad y puede ser invasiva, para evitar esto recoge las flores antes de que las semillas maduren.

 

Apium graveolens. Apio

El apio fue una planta silvestre probablemente originaria de las regiones mediterráneas. Ha sido usada por sus propiedades medicinales durante miles de años por los griegos y los romanos. La planta silvestre se asemeja al perejil, ya que pertenecen a la misma familia, las umbelíferas.  En el siglo XVII se empezó a cultivar en Europa como hortaliza, dando lugar al apio que ahora se consume. Es popular en China, donde se utilizan variedades con un sabor más intenso. El apio es un buen remedio detoxificante, ya que es diurético. Además se dice que tiene calorías negativas, es decir, que se consumen más calorías al digerirlo que las que nos aporta.

Parte usada: hojas, tallos, semillas.

apio

Propiedades: Diurético, antiinflamatorio, anti-reumático, antibacteriano, hipotensivo, carminativo, sedativo, anticancerígeno.

Remedio detoxificante: Gracias a sus aceites esenciales encontrados sobretodo en las semillas, aunque también en el tallo, el apio ayuda a eliminar líquidos y toxinas. Es un vegetal típicamente utilizado en dietas de adelgazamiento ya que apenas aporta calorías.

Contra infecciones: la planta contiene cumarinas, que le otorgan propiedades antibacterianas, por lo que al actuar como diurético, también nos protege de infecciones de riñón.

Artritis y problemas reumatoides: las semillas del apio contienen un aceite volátil que estimula la depuración realizada por los riñones, en particular ayuda a la eliminación de cristales de ácido úrico que causan inflamación de articulaciones, tendones y músculos. Por tanto, es indicado también para tratar la gota; la semilla puede ser tomada para aliviar los síntomas y prevenir ataques.

Propiedades anticancerígenas: las cumarinas presentes en la planta le confieren propiedades anticancerígenas. Estudios realizados en laboratorio, demostraron que las semillas de apio reducían la formación de cáncer de hígado en ratas.

Hipotensivo: el apio contiene ftalidas, particularmente en las semillas, unos componentes que relajan la estructura de las arterias haciendo que se dilaten y de este modo baje la presión arterial.

Cómo tomarlo: Fresco, en ensaladas; cocinado en sopas, etc; en batido; en tintura; en cápsulas.

Dosis: 1-2 g al día, máx. 15 g a la semana.

Precauciones: Las semillas contienen compuestos fitotóxicos y no debería aplicarse extractos de semilla sobre la piel. No consumir las semillas durante el embarazo debido a que actúan como un tónico uterino y podrían inducir contracciones. En caso de sufrir enfermedades renales consultar siempre con el médico de cabecera. No aconsejable su ingestión habitual a personas que estén tomando medicamentos antitrombóticos.

Recolección: Se recoge el vegetal cultivado el primer año, y las semillas el segundo verano. Puede encontrarse en estado silvestre en lugares próximos a la costa.

Cultivo: Prefiere tierra fértil y bien drenada, a pleno sol. Plantar las semillas en semillero en primavera (la germinación tarda entre 14-28 días y puede ser errática), cubrir con una fina capa de compost y dejar en lugar cálido pero ventilado. Plantar afuera cuando no exista ya riesgo de heladas y las plantitas tengan 10 cm de altura aprox.

La imagen que incluyo a continuación es del último apio que me he comprado en el súper, que es ecológico, o como dicen aquí “organic”. Me encanta que últimamente cada vez encuentro más verduras ecológicas en los supermercados a precios competitivos. Ojalá  empiece a pasar en España también.  Digo esto por que el apio está entre las verduras con más pesticidas que hay en el mercado, así que yo siempre intento que sea ecológico. Me encanta el sabor que da el apio a las sopas y purés, y aquí en Inglaterra he descubierto un primo del apio, el apio nabo, que es una raíz de sabor parecido y es genial, ¡probadlos! 🙂

Yerbaluisa (2)

Althaea Officinalis. Malvavisco.

El Malvavisco es una planta eurasiática, que crece junto a lugares húmedos. Su nombre botánico  Althaea viene del verbo griego “altho”, que significa curar. Ha sido cultivada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Su alto contenido en mucílagos le confieren propiedades suavizantes, emolientes y demulcentes, que ayudan en el tratamiento de afecciones respiratorias y del tracto digestivo, entre otras.

Seguir leyendo

Angelica Archangelica. Angélica.

El nombre botánico de esta planta del norte de Europa nos da una pista de la importancia que tuvo en el pasado. Es una planta robusta, que suele alcanzar los dos metros de altura. En la época medieval era considerada poco menos que la panacea, el remedio de todos los males. La infusión (o tintura) de angélica es un buen tónico para mejorar la digestión y la circulación.  

Seguir leyendo

Aloysia citrodora~ Hierba Luisa~

La hierba Luisa es mi planta aromática preferida, no sé si ayuda el hecho de que compartimos nombre, pero el caso es que su sencilla belleza e intenso aroma me cautivaron desde el principio. Es una planta originaria de Sudamérica, pero se cultiva en todo el mundo como planta aromática y ornamental. Es una hierba altamente apreciada por su aroma cítrico y es muy utilizada en perfumería. Pero no sólo su olor es agradable, esta hierba también tiene propiedades medicinales, ya que es digestiva y ligeramente sedante e inspiradora, además de hacer una infusión muy refrescante.   Seguir leyendo

Aloe Vera

Aunque es nativa del África tropical, el Aloe vera era bien conocida por griegos y romanos por sus propiedades medicinales. El gel que contienen sus hojas ha sido utilizado durante siglos para tratar  quemaduras, inflamación y úlceras en la piel. El Aloe vera es, sin duda, una de las plantas más útiles para cultivar en nuestra casa o jardín. 

Seguir leyendo

Allium sativum. Ajo.

Una de las más importantes plantas medicinales, el ajo es también una de las más investigadas, con más de mil estudios publicados sobre su actividad terapéutica. Probablemente originario del suroeste de Siberia y propagado por Europa y Asia en la antigüedad, el ajo se ha utilizado desde hace 5000 años como planta medicinal. Han sido ampliamente demostradas sus propiedades antibióticas y antitrombóticas, entre otras. Se usa comúnmente para tratar resfriados e infecciones respiratorias.

Seguir leyendo

Achillea millefolium. Milenrama.

Tradicionalmente utilizada como una especie de planta cura-todo, la Milenrama es un excelente remedio contra los síntomas del resfriado y de la gripe, y ayuda a controlar la fiebre. Es igualmente buena para curar heridas y cortes, y para reducir e incluso parar el sangrado. El mítico héroe griego Aquiles, usaba la Milenrama para tratar a sus tropas heridas durante la guerra de Troya. Seguir leyendo