Althaea Officinalis. Malvavisco.

El Malvavisco es una planta eurasiática, que crece junto a lugares húmedos. Su nombre botánico  Althaea viene del verbo griego “altho”, que significa curar. Ha sido cultivada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Su alto contenido en mucílagos le confieren propiedades suavizantes, emolientes y demulcentes, que ayudan en el tratamiento de afecciones respiratorias y del tracto digestivo, entre otras.

Parte usada: Toda la planta: raíz, hojas y flores.

Propiedades: Demulcente, emoliente, analgésico, ligeramente antiséptico, expectorante, diurético.

Yerbaluisa (2)

Membranas mucosas inflamadas: La raíz de malvavisco se usa para suavizar, hidratar, proteger y reparar las membranas mucosas irritadas. Su consistencia pegajosa hace que actúe como la propia mucosa del organismo, reduciendo la inflamación y el malestar.

Problemas digestivos: Por sus propiedades emolientes y demulcentes, anteriormente mencionadas, el Malvavisco resulta útil para el tratamiento de la mucosa gástrica irritada. Su función antiinflamatoria y protectora de esta mucosa (sería algo así como el omeprazol natural) sirve para el tratamiento de diversas afecciones como la gastritis, úlcera de estómago, colitis ulcerosa, síndrome de colon irritable, diverticulitis, intoxicaciones alimentarias, diarrea o estreñimiento. También se utiliza para tratar problemas bucales como inflamación de las encías o llagas.

Problemas respiratorios: La decocción de la raíz de malvavisco ayuda en dos sentidos cuando hay problemas de tos. Si es una tos productiva, actúa como expectorante, ayudando a eliminar las mucosidades. Si es una tos seca, otra de las propiedades de esta planta es que es béquica, calma la tos, suavizando y relajando los conductos respiratorios.

Problemas del aparato urinario: Las hojas, por sus propiedades diuréticas, son preferidas para tratar problemas del tracto urinario, como la cistitis o la nefritis, ya que además ayuda a desinflamar, desinfectar y suavizar la vejiga o los riñones respectivamente.

Uso tópico: por su acción demulcente y ligeramente antiséptica está indicado el uso tópico del malvavisco, en quemaduras, rozaduras, ezcemas, abscesos, forúnculos, picaduras de insectos, artritis, esguinces, luxaciones, dolor de garganta, afonía, gingivitis, etc.

Cómo tomarla: En infusión (las hojas) o decocción (la raíz). Uso interno en tisana. Uso externo en cataplasma.

Dosis: entre 5 a 15 gramos al día. (Una a dos cucharadas de raíz/hojas por taza. Dos veces al día.)

Precauciones: La raíz contiene betaína, un alcaloide con propiedades abortivas, por lo que se desaconseja su uso en el embarazo. Las personas con diabetes deben consultar a su médico antes de utilizar esta planta con fines medicinales, ya que su alto contenido en mucílagos puede afectar a los niveles de azúcar en sangre.

Recolección: Las flores se recolectan en plena floración y se secan a la sombra. Las hojas se cogen después de la floración. Las raíces se sacan, de plantas con 3 o 4 años, a finales de otoño.

Cultivo: Prefiere  tierra húmeda y fértil, bien drenada y  sol, pero es tolerante a otras condiciones. Sembrar en semillero en verano y transplantar a maceta cuando sea lo suficientemente grande como para manipular. Plantar en tierra la siguiente primavera. En condiciones ideales, se autopropaga con facilidad.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Althaea Officinalis. Malvavisco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s