Angelica Archangelica. Angélica.

El nombre botánico de esta planta del norte de Europa nos da una pista de la importancia que tuvo en el pasado. Es una planta robusta, que suele alcanzar los dos metros de altura. En la época medieval era considerada poco menos que la panacea, el remedio de todos los males. La infusión (o tintura) de angélica es un buen tónico para mejorar la digestión y la circulación.  

Parte utilizada: Las hojas, la raíz y las semillas.

Propiedades: Expectorante, antiespasmódica, carminativa, diurética, antibacteriana, diaforética, digestiva y aperitiva, fortalece el sistema circulatorio.

Angélica

Digestiva: El sabor amargo de la angélica estimula la digestión en el estómago, por lo que resulta un buen remedio contra la falta de apetito y suele usarse para tratar la anorexia. Suaviza los calambres en el estómago y la sensación de saciedad, y elimina los gases.

Problemas respiratorios: La angélica es un remedio ideal para recuperarse de problemas respiratorios como el asma y la bronquitis. En general se usa para combatir la tos y las infecciones de las vías respiratorias.

Circulación: La estimulante acción de la raíz de angélica, mejora el flujo sanguíneo, haciéndola especialmente útil para combatir problemas de circulación periférica en manos y pies.

Aceite esencial: Se utiliza el aceite esencial de angélica como aceite de masaje, mezclado con otro aceite base, como el de almendras, para tratar problemas de artritis. (Utilizar 5 gotas de aceite esencial de angelica por 15 ml de aceite de almendras).

Cómo tomarla: En tintura, infusión o decocción, o en cápsulas.

Dosis: 2-4 g al día. máximo 30 g a la semana.

Precauciones: No recomendada a mujeres embarazadas. No tomar si se están tomando medicamentos anticoagulantes.

Recolección: Coger las hojas a principios de verano; las raíces, con un año de edad, en otoño; y las semillas cuando están maduras.

Cultivo: Se encuentra normalmente en terrenos profundos, fértiles y húmedos del norte y este de Europa y en Asia. En España la variedad que se encuentran en estado silvestre no posee las mismas propiedades medicinales que la Angelica archangelica. Para cultivarla, sembrar las semillas en primavera y cuando tengan un tamaño manejable transplantar al lugar deseado o si hemos sembrado en tierra, quitar las plantitas que estén demasiado juntas (es una planta grande -alcanza los 2.5 metros- y necesita espacio para crecer). Le gusta el sol o la media sombra. Se suele auto sembrar con facilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s